ENTREVISTA A ÁLVARO ABRINES


Álvaro Abrines, 1983. Es Licenciado en Bellas Artes por la especialidad de escultura donde recibió enseñanzas de Juan Manuel Miñarro. Fue también formado en los talleres de artistas de la talla de Lourdes Hernández, Darío Fernández o Jaime Babío. Profesionalmente es escultor y destaca su técnica alejada de los cánones barrocos.

"Veo imágenes de una técnica impecable
pero están muertas o -lo que es peor- sin alma".


-¿Cómo fue tu camino académico hasta llegar a tu carrera profesional?

Desde que tengo uso de razón me he sentido atraído por las arte plásticas, el dibujo siempre ha estado presente en mi vida. En casa de mis abuelos siempre he tenido libretas, colores, lapices gracias a mi tía que era artista aficionada y su mundo de libros y arte me fascinaba.

El otro gran referente y principal fue mi tío Joaquín, imaginero aficionado el cual no solo tocaba la escultura, también otras muchas especialidades relacionadas con las artes, gracias a el con 14 años entre como aprendiz en el taller de la imaginera Lourdes Hernández siendo en este momento donde comenzó mi andadura  con la imaginería. A partir de ese año continué aprendiendo y trabajando por mi cuenta hasta que entre  en la facultad de bellas artes y con ello la entrada en el taller de Darío Fernández y más tarde, concluyendo mi aprendizaje en el estudio de Jaime Babío. Aparte, antes de comenzar la andadura en solitario trabajé dos años con máquinas pantógrafo en la saca de punto.

-¿En qué momento se encuentra la escultura sevillana?

A mi parecer creo que esta mas viva que nunca. Se ve un nivel de técnica muy bueno que acompañan a nuestro tiempo, pero no todo es de color de rosa. Al haber tantos “artistas” y de todas la edades, la calidad que veo deja mucho que desear. No veo preparación concienzuda de años ates de empezar, ni pretensión de ello, siguen aún modelos muy usados, falta de imaginación etc....

Veo imágenes de una técnica impecable pero están muertas o -lo que es peor- sin alma. Los imagineros somos creadores de piezas que hacen conectar sus almas con las de los fieles, esa persona que necesita un apoyo en momentos de su vida y confían sus pesares a nuestras obras, eso puede ser lo mas complicado, que tenga unción y eso hoy día muy poco se ve en la imaginería.  A veces pienso que deberían volver los gremios como antaño.

-¿Estamos anclados en el pasado?

Por supuesto, seguimos con los mismos modelos, parece como si no hubiera más historia del arte y se hubiera parado el tiempo en pleno siglo XVIII. Pero no sólo esto es achacable a los artistas, sino también a la persona y el gusto que lo encarga, entra mucho en juego la educación artística del que lo encarga y si se quiere evolucionar como artista, hay que decir que no a muchos tipos de encargos que solo hacen que caigas en un bucle difícil de salir para no encasillarte. Yo como artista lucho por crear una manera de ver la escultura, crear mi mundo abierto a todo lo que me rodea sin decir no a nada por muy dispar que sea ya que de una forma u otra te puede valer para la creación o concepto de cualquier obra. Estamos en el siglo XXI y hay mucho donde escarbar mirando atrás.

"Hay que decir que no a muchos tipos de encargos
que solo hacen que caigas en un bucle
difícil de salir para no encasillarte".


-Tienes un estilo de modelar muy personal, ¿es algo innato o se busca?

Todo se aprende en esta vida, nadie nace sabiendo, ya otra cosa es el talento de cada uno y la capacidad. Yo busco un tipo de modelado especifico basado en el XIX muy suelto e impresionista y si es lo que busco me inspiro de ello y es por el camino que ando en este momento, mañana Dios dirá, es lo maravilloso de esta profesión, el no saber por dónde evolucionará tu obra. Eso sí... nada es gratis, ni musas ni nada por el estilo sólo trabajo, trabajo y más trabajo.

-Rodin dijo: “En la naturaleza están todos los estilos futuros” ¿se está perdiendo la inspiración del artista con tanta información a través de internet y existen más influencias entre artistas que nunca antes?

Desde mi querido Rodin ha llovido y hay que ser consecuentes con la época que nos ha tocado vivir. Podemos ver esta globalización de la información como algo positivo o negativo. Pienso que en lo negativo estamos faltos de sorpresas, al pasar tantísima información visual a diario hace que no le demos valor a lo que percibimos, vemos algo mas de las mil imágenes que vemos a día tras día. Pero para mi es mucho mas enriquecedor que otra cosa. Nos encontramos con artistas maravillosos desde los lugares mas remotos del mundo el cual puede servirte de inspiración incluso comenzar una amistad con ese artista, obras que ni imaginabas que existieran y que si hubiéramos vivido en otro momento ni habríamos vista . Hay muchas posibilidades que pueden hacernos crecer como artistas y hay que aprovecharlos, es lo que nos ha tocado vivir.

-¿Qué otros escultores son tus referencias?

Personalmente me encanta el renacimiento, mucho mas que el barroco, me parece mas puro y menos teatral y entre esos artistas pues Donatello, Miguel Ángel, Luca della Robbia, Torrigiano... pero mi mayor placer es la estética impresionista con artistas como Pedro Roldán, La Rolodana, José de Arce.... Ya mas actuales Rodin, Camille Claudelle, Bourdelle, Gargallo, Ochoa o Javier Marin entre otros tantos que me dejo en el tintero.

-¿En qué proyectos te encuentras inmerso?

En estos momentos ando preparando la exposición que realizare esta cuaresma en el Café Puerta Oscura, llevaré varios modelos de obras existentes y una nueva de nueva factura, que será una Piedad de talla completa. A parte, un Nicodemo para Los Realejos, una nube para el Carmen de Fuengirola, varias piezas de pequeño formato entre ellas nacimientos y otros proyectos muy ilusionantes en curso.

-Hemos visto tu obra para belenes, ¿cómo están realizadas estas figuras?

Precisamente un nacimiento llevaré a la exposición del Puerta Oscura, el cual acabo de terminar y con destino a la colección privada del tallista Francisco Verdugo. Mis favoritos son los de talla completa ya que tengo mas posibilidades compositivas. Realizadas mayormente en terracota y madera como son el caso de los de estilo napolitano, realizados con las cabezas en barro y las manos y pies en madera como los originales del XVIII. La técnica de trabajo no varia con respecto a mi obra pasionista o letífica.


Inmaculada. 2010


-¿Cuál de tus obras es tu ojito derecho?

Lo cierto es que  soy muy critico con mi obra llegando casi a lo enfermizo y siendo así es muy complicado que quede a gusto con cada obra que concluyo, no porque lo que haga se a malo, es mas por lo comentado, mi autocrítica. Pero si le tengo mucho cariño a una pequeña inmaculada de 30 cm y la cual ha tenido muchos pretendientes pero que nunca he vendido y nunca lo haré, no te puedo decir por qué me atrae tanto esta imagen, pero hace un efecto imán hacia mi.

-¿Qué imagen de la Semana Santa de Sevilla es para ti la mejor?

¿Qué dedo me corto que no me duela? te podría contestar. No tengo una en especial ya que son varias que no desmerecen unas de otras: el Cristo del Descendimiento de la Quinta Angustia, Buena Muerte, Gran Poder, Amargura o Dolores de los Servitas.

-¿A qué otro compañero artista relacionado con Sevilla nominarías para nuestra siguiente entrevista?

Daniel Franca

-¿Qué le preguntarías?

¿Cómo pintarías el aire?

-Gracias Álvaro.