ENTREVISTA A SERGIO ROMERO LINARES


Sergio Romero Linares, 1991. Graduado en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla en 2015. Anteriormente, en el curso académico 2013/14 recibe una beca Erasmus para la Accademia di Belle Arti de Roma, Italia. Becado por la Fundación Antonio Gala. Actualmente expone "Imagen y Símbolo" en la Casa de la Provincia (hasta el 6 de enero de 2019).

"Se produce mucho aquí, porque hay muy buena pintura en Sevilla, lo que pasa que lo disfrutan y valoran más la gente y ciudades de fuera"


-¿Crees necesario el paso por la calle Laraña para cualquier artista o a nunca fue necesaria la Universidad para emprender una carrera artística?

En mi opinión, no creo que sea necesario estudiar en una universidad para ser artista, son cualidades innatas. Hay muchos que son autodidactas y han llegado muchísimo más lejos que tantísimos con carreras universitarias. La clave para mí está en tener inquietudes por algo y si tienes capacidades para ello, sacarle el máximo partido posible con esfuerzo y trabajo.

En mi caso si fue muy importante el paso por la Facultad de Bellas Artes. Desde muy temprana edad siempre tuve facilidad para el dibujo, pero nunca pensé que podría hacer de ello mi profesión, por eso, me matriculé en el bachillerato artístico con cero motivación, una edad muy mala, no quería estudiar bellas artes, pero era la rama en la que mayor facilidad tenía para aprobar. Cuando hice selectividad intenté entrar en una nueva carrera relacionada, Conservación y Restauración de Bienes culturales, pensé que era una opción mejor. Una vez en la facultad, el primer curso es común con bellas artes y fue cuando comencé a tener los primeros contactos con la pintura y la escultura, así que decidí cambiar expediente y continuar con Bellas Artes.

Por ello, para mí entrar en la facultad fue muy importante, ya que si no hubiese entrado, a día de hoy me dedicaría a otra cosa.

-¿Con qué te quedas del paso por la Facultad de Bellas Artes?

Sobre todo me quedo con los compañeros, y con aquellos profesores que se han comprometido de verdad. También fue muy importante mi paso por la Academia de Bellas Artes de Roma, fue una experiencia que me hizo madurar mucho como persona y fue clave para comenzar a indagar en mi creación personal. La experiencia Erasmus debería ser obligatoria para todos los alumnos.

-En este blog ya hemos entrevistado a Virginia Bersabé, Rafael Laureano y Daniel Franca, que también pasaron por la Fundación Antonio Gala, ¿qué te aportó a ti aquella beca?

Me aportó muchísimo. Me dieron la oportunidad de centrarme de lleno en la pintura, de hacer un proyecto real y autónomo donde ellos te daban todo lo necesario para ello. Encima tuve la gran suerte de estar rodeado de compañeros de un nivel excepcional para su edad, artistas de todas partes del mundo, yo era el único andaluz y estar rodeado de personas de otros entornos me enriqueció mucho.

-Tu obra tiene una fuerte carga figurativa que van desde retratos hasta espacios cerrados donde la luz juega un papel fundamental, ¿se podría catalogar de una pintura intimista?

Si. Indiferentemente del motivo parto de mi intimidad, de cosas que surgen y que me interesan en el día a día. Partir de uno mismo para después seleccionar y crear a partir de la relación con lo que me rodea.

"Odio el ego que genera a veces esta profesión"


-¿Qué quieres contarnos en “Imagen y símbolo”?

En esta exposición quería mostrar ideas y composiciones que tenía en mente desde hace ya un tiempo, y que creía necesario desarrollarlos en este momento. También son obras pensadas y proyectadas para la Sala Provincia de la Casa de la Provincia. Es una sala que me motivaba por su amplitud, por ello he querido componerla con obras de gran formato y otras menor dimensión, buscando imágenes que tuvieran mucha fuerza visual, indiferentemente del tamaño del cuadro, y que tuvieran peso individualmente.

En cuanto a la temática, he usado imágenes tradicionales de nuestra cultura, el retrato, el cuerpo, el animal, el paisaje, una novia, etc., haciendo mi propia lectura de ellas y llevándomelas a cómo yo quiero presentarlas al espectador. En este momento estoy buscando generar misterio e incertidumbre, y que en la pintura sea protagonista el sujeto y la atmósfera que le rodea, creando un espacio ficticio, y al mismo tiempo intentando aportar nuevas lecturas a la pintura aunque se parta de imágenes históricamente preestablecidas.

-También expusiste hace dos años en el Centro Cultural de la Villa la muestra “I N T E R N O” donde enseñabas tus obras en la Fundación Antonio Gala, ¿qué difiere “Imagen y símbolo” de aquella exposición?

Aquella exposición recogía obras de 2013 hasta 2016, en la que se mostraban mis primeros acercamientos a la pintura, que por aquel entonces sobre todo eran interiores, de ahí su título. Había obras realizadas en mi estancia en Roma, Sevilla y después en Córdoba, en la Fundación Antonio Gala.

Se diferencian bastante, Imagen y Símbolo es una muestra mucho más contundente y madura. Interno fue una exposición bonita y necesaria, una especie de ‘retrospectiva’ que recogía esos primeros tres años en la pintura, y que me sirvió como experiencia para aprender como organizar y presentar una exposición individual. En la muestra que presento ahora veo una pintura más madura e interesante, un avance, en el que he podido reflexionar y tomar decisiones con más severidad.

-Tienes tu propio estudio en San José de la Rinconada, ¿es difícil dedicarse exclusivamente a la creación?

He tenido la fortuna de poder hacerme con un buen espacio de trabajo, algo que ya me hacía falta y que ahora se agradece mucho. Dedicarse a la creación es difícil, pero, que no es difícil, hoy en día la mayoría de las personas de mi edad están trabajando y luchando cada día por tener un trabajo digno y remunerado. Lo más difícil de mi experiencia hasta ahora como pintor es que hay que aprender planificarse los ingresos que van entrando, ya que estos son intermitentes, a veces ganas mucho y otras poco o nada. Mi objetivo es ir encontrando el equilibrio, para estar más tranquilo.

-¿Se puede ser artista sin becas y sólo avanzando con la venta de obras?

Conozco a muchísimos artistas que no se apoyan en becas y van muy bien, pero si que es cierto que las becas son una gran ayuda y debería haber más, sobre todo para los artistas jóvenes que estamos buscando nuestro sitio. Una buena beca, a parte de lo económico, viene muy bien para motivarte y darle difusión a tu trayectoria, y a la vez sirve también para demostrar frente a otras personas que necesitan de esa justificación para valorarte y respetarte.

"Tenemos que avanzar e ir alejándonos de lo rancio, y apoyar una cultura más contemporánea, seria y de calidad" 


-¿Cuáles son tus próximos proyectos artísticos?

A día de hoy quiero disfrutar de la exposición, he estado dos años trabajando muy duro tanto en la construcción de mi estudio como en la producción de la exposición y ahora quiero pararme y disfrutar de los resultados de tantas horas.

Por otro lado, si que tengo como objetivo próximo preparar otra muestra en el extranjero. Italia sería una buena opción, por el vínculo que tengo con ese país, seria muy bonito e ilusionante poder mostrar allí mi trabajo. De todas formas, nunca se sabe qué puede pasar de aquí a un tiempo.

-¿Qué artistas admiras de tus contemporáneos?

Admiro y tengo como referentes a muchos, no voy a decir nombres porque sería una larga lista. Pero sobre todo admiro a aquellos que a pesar de que tienen una obra extraordinaria y les va muy bien, son personas humildes y sencillas, odio el ego que genera a veces esta profesión.

-¿Y de los que ya están en los libros de historia?

Morandi, Medarso Rosso, Velázquez, Antonio Susillo, entre otros. Imagen y Símbolo tiene gran parte de todos aquellos pintores que me interesan del pasado, es como una homenaje con muchísimo respeto a la pintura del pasado, pero con una mirada contemporánea.

-¿Tienes alguna obra que sea tu ojito derecho?

Tengo muchas obras que son grandes referentes, pero quizás me quedo con dos obras que me han impactado mucho, y que me transmitieron sensaciones que antes no había sentido. La primera fue a finales de 2011 justo antes de entrar en la Facultad de Bellas Artes.

Retrato de Juan Pareja, Diego Velázquez (81,3 x 69,9 cm).
The Metropolitan Museum of Art, Nueva York

Fue una sensación extraña y fuerte, que ya no recuerdo bien como fue pero lo que sin duda no se me olvidará jamás es ese cuadro. La segunda vez que me ocurrió algo parecido fue a los tres años siguientes, otra vez Velázquez, pero esta vez en Roma.

Autorretrato de Velázquez. 63 x 50 cm.
Musei Capitolini, Roma.

También me interesa muchísimo la pintura holandesa, aunque todavía no he tenido la suerte de ver mucha en directo.

-¿Sevilla está anclada en el pasado o es sólo un punto de vista cultural que hay que tener en cuenta?

Ahora estamos con Murillo, pero también hay que mirar a muchos pintores excelentes que tenemos ahora trabajando aquí y que seguro que con el tiempo su obra será trascendente, a esos hay que darles promoción y que la gente los conozca más. Al final se produce mucho aquí, porque hay muy buena pintura en Sevilla, lo que pasa que lo disfrutan y valoran más la gente y ciudades de fuera. Es una pena.

Con esto no quiero decir que Murillo no sea importante, es importantísimo por todo lo que aportó, como Velázquez, y tantos otros. Este año venden la casa natal de Velázquez, el pintor universal, no de Sevilla, sino de toda la historia de la pintura, y no se le ha dado la importancia que debiera. Esa es otra pena, cuando en todas las ciudades de todos los países siempre miman estos detalles, y protegen más a sus artistas siendo en la mayoría de los casos de menos relevancia que este pintor.

"La experiencia Erasmus debería ser obligatoria para todos los alumnos"


-¿Hacia dónde debería avanzar el arte en Sevilla?

Pues tenemos que avanzar e ir alejándonos de lo rancio, y apoyar una cultura más contemporánea, seria y de calidad. Hay que cambiar la mentalidad de muchas personas, sin olvidar nuestras raíces y tradiciones, pero buscando evolución, y crear en Sevilla un ambiente más cosmopolita. Tenemos una ciudad muy potente en todos los aspectos, pero hay que educar-nos-los.

-¿A quién consideras compañero en el mundo del arte?

Tengo la suerte de haber conocido y tener muy buenos compañeros y amigos en el sector de la creación cultural en general. Hay que apoyarse, porque ninguno somos iguales, cada uno intenta aportar desde su forma, hay que dejar el ego, que también en este sector es muy común.

-Eres muy joven, ¿algún sueño por cumplir?

TODOS

-Gracias, Sergio.