ENTREVISTA A MIGUEL ROMERO (GALERÍA BIRIMBAO)


Miguel Romero Ruiz, 1950. Galerista desde 1990, cofundador de la galería Ventana Abierta y director de la sala Birimbao desde el año 2000.

"Procuramos que Birimbao sirva fundamentalmente para aumentar el conocimiento y el disfrute del arte contemporáneo en nuestro ámbito y ampliar su consumo entre la población cercana"


 -La galería Birimbao nació en el año 2000, ¿cómo ha evolucionado desde sus inicios?

Cuando nació, la galería Birimbao, venía pertrechada con el bagaje acumulado en los diez años que estuvo activa la galería Ventana Abierta. Desde el inicio procuró ser fiel al compromiso de impulsar en nuestro ámbito más inmediato el arte contemporáneo. Para ello,entre otras acciones, se ha programado en la sala un amplio catálogo de exposiciones que han tenido en cuenta, tanto a valores emergentes de la plástica como a veteranos artistas de los muchos y buenos que ha dado nuestra tierra, combinándolos con destacados ejemplos del panorama artístico nacional.

-Daniel Bilbao, Paco Lara, Ana Barriga, José Carlos Naranjo, Francisco Peinado, Norberto Gil... artistas que de una u otra manera tienen vinculación con nuestra ciudad; ¿en qué momento se encuentra el arte contemporáneo en Sevilla?

El mundo del arte contemporáneo casi siempre ha tenido en Sevilla un referente de interés. Ahora, como en otras tantas épocas históricas, podemos calificar de excelente,el trabajo de conjunto que desarrollan los artistas vinculados con la ciudad y, extendiéndome en la apreciación, los andaluces.

"Estamos atravesando una etapa muy dura en la que parece un importante logro mantener el espacio abierto y seguir mostrando obras comprometidas con el tiempo que nos ha tocado vivir"


-¿Y qué papel tienen las galerías de arte en la actualidad?

Como es lógico cada galería juega el papel que estima conveniente. La función que tienen de difusión y comercialización de las obras de arte son abordadas desde distintas ópticas y cada cual trata de aplicarlas como mejor cree, sabe y puede.

Nosotros procuramos que Birimbao sirva fundamentalmente para aumentar el conocimiento y el disfrute del arte contemporáneo en nuestro ámbito y ampliar su consumo entre la población cercana.

Con nuestra acción pretendemos descentralizar y extender un mercado que en la actualidad está bastante constreñido y concentrado. No pretendemos conquistar cuotas de mercado externo a través de plataformas que se dirigen a un público foráneo, ferias, ventas por internet, etc., sino establecer una relación de confianza entre la población que nos visita o nos sigue y el arte contemporáneo, en base a la cual mejorar las cuotas de adeptos y clientes.Otro de nuestros criterios es que debemos fomentar el goce de la obra contemporánea, y en base a ello desarrollar un mercado amplio y diverso, acercándolo a extensos sectores de la población y alejando del ámbito de la creación el fantasma de lo especulativo.

-¿Qué proyectos de futuro tiene Birimbao?

Lo primero que quiero decir es que, en general, estamos orgullosos del trabajo que hemos realizado hasta ahora. Si bien, el compromiso que tenemos nos induce cada poco a replantearnos el funcionamiento, analizar los defectos y las deficiencias,y estudiar las adaptaciones que debemos implementar para conseguir los objetivos marcados. En la actualidad, las circunstancias económicas adversas están influyendo de manera decisiva en el mercado del arte, por lo que estamos atravesando una etapa muy dura en la que parece un importante logro mantener el espacio abierto y seguir mostrando y ofreciendo al público obras comprometidas con el tiempo que nos ha tocado vivir.

"El problema sustancial para que una población tenga mejor educación y una cultura integradora es económico. Un desarrollo económico democrático mejora los niveles de educación y el acceso colectivo a la cultura"


-Creemos que las obras de arte necesitan ser vividas ‘in situ’; aunque también es cierto que las redes sociales nos acercan la información a la palma de la mano, ¿son una competencia o una herramienta?

En principio, comulgo con vuestra primera afirmación.El disfrute pleno de la obra artística solo puede darse con la contemplación directa y la galería ofrece,a los que consumen arte de una u otra forma, esa experiencia imposible de alcanzar por otros medios.

Por otra parte, es cierto que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están imponiendo maneras de apreciación distintas de la realidad y unas nuevas maneras de intervenir e interactuar socialmente. Esto implica que la información sobre la obra de arte se esté adquiriendo a través de nuevos canales,e incluso en su comercialización se están empleando, con mayor o menor rapidez,métodos diferentes a los tradicionales. La aplicación de sus recursos es un proceso imparable que aún no sabemos en cuanto puede alterar, e incluso si llegará a erradicar, el papel tradicional de la galería entendida como espacio físico donde se establecen las transacciones entre obra y comprador.

-Aunque no hay perspectiva histórica, dicen que vivimos en una época sin movimientos artísticos marcados, ¿podría ser simplemente el arte figurativo lo que esté de moda o las modas no existen?

Es evidente que existen las modas, si con esta palabra definimos las derivas históricas, en este caso en el mundo del arte. Generalmente estas derivas vienen determinadas por los intereses concretos, no solo de los artistas, sino de las personas o colectivos que detentan la preeminencia social y la “inteligencia” a su servicio, si bien no son desdeñables las traídas por personas o sectores de oposición en sus intentos de hacer entrar en crisis los valores artísticos instituidos.

En los últimos tiempos parecen, motivado por distintos factores, haberse acelerado los procesos, hasta el punto de querer apreciar esos cambios estéticos en cada nueva temporada o en cada nueva edición de una feria de arte. Pienso que se necesita de cierta perspectiva para poder calibrar adecuadamente las variaciones de fondo que se han dado en el mundo del arte en las últimas décadas y para determinar los elementos específicos que se manifiestan en los diversos territorios.

"El problema radica en que hay sectores a los que le interesa enfrentar la tradición con la modernidad"


-¿La sociedad sevillana está preparada para consumir arte? 

Creo que no existen diferencias sustanciales entre la sociedad sevillana y la de cualquier otro territorio de similar desarrollo. Las diferencias que puedan existir con otras provincias españolas son simplemente de matiz.

-¿Es un problema de educación o cultura?

El problema sustancial para que una población tenga mejor educación y una cultura integradora es económico. Un desarrollo económico democrático mejora los niveles de educación y el acceso colectivo a la cultura.

-Sevilla es una ciudad aferrada a sus tradiciones, ¿es compatible el arte contemporáneo con la Semana Santa y la Feria de abril?

Entiendo la tradición como un plus y no como una rémora. Si además la tradición es rica culturalmente,como es nuestro caso, se convierte en una herencia maravillosa. El problema radica en que hay sectores a los que le interesa enfrentar la tradición con la modernidad. Esos sectores reaccionarios se niegan a aceptar que la tradición no deja de ser un cúmulo de elementos novedosos en el momento en que se implantan y que perduran gracias a las novedades que se le van incorporando con el tiempo. La tradición debe servir para abrir caminos y no para cerrarlos, para cimentar nuevos proyectos y no para entorpecerlos.

"Hay que aumentar la capacidad económica de la mayoría de la población y convencer al mayor número posible de personas de que la experiencia del arte es infinitamente más satisfactoria que cualquier otro sucedáneo"


-En una época en la que se decoran casas con muebles ‘low cost’ y en los salones se cuelgan cuadros de bazares de importación, ¿cuál es la mejor manera de que el arte entre en las casas?

Para ello debemos afrontar dos retos: uno aumentar la capacidad económica de la mayoría de la población y otro, convencer al mayor número posible de personas de que la experiencia del arte es infinitamente más satisfactoria que cualquier otro sucedáneo.

-¿Cómo puede exponer un artista en una galería como Birimbao?

Tenemos la prerrogativa de elegirlos. Si decimos que para hacerlo solo tiene que gustarnos su proyecto sería simplificar la realidad. Hay muchos trabajos que nos gustan y que por otro tipo de cuestiones no pueden tener cabida en nuestro espacio. Lo que si es seguro es que, para exponer en nuestra sala, tenemos que conocer previamente lo que realizan los artistas y aunque nosotros procuremos estar al tanto, es importante que ellos se esfuercen en hacerlos visibles.

-¿Se echa en falta más apoyo de las administraciones públicas al mundo del arte?

Las ayudas siempre son bienvenidas. En todo caso, lo más importante es la forma en que se reparten las que se otorgan. Es un asunto controvertido en el que se manifiestan con crudeza los distintos intereses en liza.  Por desgracia, dichos apoyos suelen tener por destinatarios a quienes menos lo necesitan, favoreciendo la mejora de las ganancias de sus receptores y dejando en segundo plano los beneficios que puedan reportar a la cultura y su universalización.

-Muchas gracias, Miguel.

A vosotros.